ACTÚA BALEARES denuncia a la consellería de Salud por la entrega de la tarjeta sanitaria a 12,000 inmigrantes ilegales

Palma de Mallorca, 7 de Abril de 2018.-

La consejería de salud del Gobierno Balear, dirigida por la socialista Patricia Gómezha entregado la tarjeta sanitaria a 12.000 inmigrantes ilegales para que, según el anuncio del propio gobierno balear para que, según el anuncio del propio gobierno balear, "puedan acceder a todos los servicios sanitarios públicos en las mismas condiciones que el resto de ciudadanos de esta comunidad". Para el partido ACTÚA BALEARES esta medida es ilegal, injusta e irresponsable.

ACTÚA BALEARES recuerda que el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) dictó sentencia en septiembre de 2017 por la que se anulaba la devolución de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes irregulares acordada en 2015 por el Gobierno balear por una "clara extralimitación competencial" al reconocer a los extranjeros no residentes el acceso a la prestación de la totalidad de la cartera de servicios del sistema nacional de salud, algo que "choca frontalmente" con el Real Decreto Ley 16/2012 de 20 de abril que regula la condición de asegurado a los extranjeros autorizados para residir en territorio español.

La sentencia del TSJIB indica que "únicamente el Estado y no las comunidades autónomas tiene la competencia para definir el concepto de asegurado y beneficiario del sistema nacional de salud", y declaró nula la instrucción de 2015. Aún así el gobierno balear que, al parecer, recurrió al Tribunal Supremo, no ha suspendido la entrega de tarjetas sanitarias haciendo gala de su irresponsabilidad.

El presidente de ACTÚA BALEARES, Jorge Campos, aclara que "cualquier persona, sea ilegal o no, tiene derecho a la asistencia sanitaria urgente por razones de humanidad, pero es injusto, además de contrario a la sentencia del TSJIB, que los ciudadanos españoles y los extranjeros con permiso de residencia estén sosteniendo con sus impuestos la entrega de tarjetas sanitarias a inmigrantes ilegales para que estos puedan acceder a especialistas y todo tipo de pruebas o intervenciones quirúrgicas. Provocando, además, un efecto llamada que colapsará un sistema sanitario que ya cuenta con graves carencias en Baleares como demuestra que 40.000 pacientes aguarden una media de 33 días para acceder a un especialista o que 13.000 esperen 80 días para un cirujano".

Por todo ello, ACTÚA BALEARES ha denunciado a la consejería de salud ante el gobierno de la nación instándole a utilizar todos los mecanismos legales a su alcance para detener la entrega de tarjetas sanitarias a los inmigrantes ilegales por el grave perjuicio que está ocasionando a los usuarios de la sanidad pública.